3 mayo, 2016 Actualidad, Inteligencia Competitiva, Mercados Exteriores Rodrigo Saldaña

En noviembre de 2014 en nuestra entrada de blog Ilusionismo y estadísticas de comercio internacional dejábamos constancia sobre las penumbras en la interpretación de los datos estadísticos desde la perspectiva de “cifras de ilusionista que engañen al auditorio en la dirección deseada por algunos políticos”.

El leitmotiv de nuestra argumentación se basa en la fragmentación internacional de la producción como corolario de la globalización económica, sobre la base de la dificultad de aplicar el criterio del origen de una mercancía y de otros elementos que están en profunda evolución, como pueden ser el comercio interempresa (en diferentes países), el de la exportación e importación de productos intermedios, fruto de las técnicas de subcontratación y outsourcing internacional.

La dificultad de análisis e interpretación de los datos estadísticos sigue siendo una realidad pero en este artículo queremos compartir unas mejoras técnicas incorporadas tanto por la nueva edición de 2015 de la base de datos de la OCDE y OMC: TiVA (Trade in ValueAdded) como por la excelente herramienta de análisis estadístico comercial del Centro de Comercio Internacional: TRADEMAP.

En su nueva edición la TiVA continúa registrando los flujos de comercio de bienes y servicios en términos de valor añadido, incorporando nuevas mejoras en su cobertura y criterios de análisis:

Incluye 61 países miembros de la OCDE, UE 28, G-20 y una selección de países de América del Sur.

  • Ampliación a nuevos sectores: 34 (20productos  y 14 servicios).
  • Cobertura temporal: 1995, 2000, 2005 y desde 2008 hasta 2011.
  • Valor agregado nacional y extranjera en las exportaciones brutas en los sectores analizados.
  • Valor agregado nacional en las exportaciones de servicios en los sectores analizados.
  • Participación en las cadenas de valor global a través de importaciones de bienes intermedios incorporados en las exportaciones (encadenamientos hacia atrás “backwardlinkages”) y el valor agregado nacional de las exportaciones de los socios (encadenamientos hacia adelante “forward linkages”).
  • Orientación Global de la actividad industrial, es decir, porcentaje del valor añadido de un sector productivo  que satisface la demanda externa.
  • Orígenes del valor agregado en la demanda final, por país y sector de origen, incluyendo el origen del valor agregado en el consumo final (en los hogares y gobierno) y en la reinversión de las empresas (GFCF).
  • Las relaciones comerciales bilaterales basados en los flujos de valor añadido incorporados en la demanda interna final
    Relaciones inter-regionales e intra-regionales.

La ya clásica herramienta de análisis estadístico comercial del Centro de Comercio Internacional: TRADEMAP ha incorporado una mejora consistente en la diferenciación y posibilidad de selección, a la hora de generar informes estadísticos, de entre datos de reexportación por separado a los datos de exportación.

Alrededor de 70 países han comunicado sus datos por separado y esta información ha sido cargada en-la base de datos y está disponible en las series de tiempo anual. Hay que tener presente que todos reportes estadísticos de exportación disponibles en la base de datos incluyen las reexportaciones.

Como podemos apreciar en estas dos herramientas de análisis estadístico comercial la teoría económica continúa trabajando para “corregir” las estadísticas brutas de Comercio Exterior por medio del valor agregado doméstico.

De momento lo que nos vale es la prudencia a la hora de valorar y decidir

Como concluimos en el artículo anterior, la transición del sistema tradicional a un sistema nuevo no es sencilla ni universalmente admitida.