20 mayo, 2014 Licitaciones Begoña Albizu

Si hay un aspecto importante que se debe cuidar e insistir es precisamente en conocer el proceso de elaboración y generación de información sobre los proyectos en un calendario que   viene a llamarse el ciclo de vida del proyecto.  Muchas empresas, interesadas en participar en el mercado multilateral consideran que una vez recibida la convocatoria de licitación  del proyecto,  ya solo queda preparar una buena propuesta y tratar de ganarla. El proceso es más complejo que eso.

La competencia es internacional y solo un participante  gana, todos los demás pierden. Es por eso que  resulta  tan importante conocer los procedimientos y dominar  la forma en la que se van desarrollando los proyectos desde la primera manifestación y esbozo de su necesidad hasta  la definición y contenido de lo que se pretende con ello  y que constituyen las bases del concurso o pliegos de licitación.

Dominar ese proceso implica adelantar de forma certera y acelerada en la curva de aprendizaje, reducir el índice de frustración de la empresa que se inicia, y sobre todo implica la posibilidad de comienzo de una acción comercial elaborada paso a paso,  que vaya reforzando y posibilitando una participación exitosa en un mundo competitivo, ciertamente complejo en sus inicios, pero seguro y sobre todo pagador.

Que ¿qué debe hacerse? Pues dominar los pasos y sobre todo tener conocimiento de cómo funciona el mecanismo, de cómo se genera su definición, y cómo va avanzando, ya que cuando se convoca  el anuncio de la licitación, esto tan solo es un punto intermedio de toda la vida de proyecto, sin embargo tanto la manifestación como necesidad, definición, identificación, presupuesto asignado y sobre todo aprobación de este último, tienen lugar mucho antes, y acceder a su  conocimiento implica ir detectando oportunidades para la empresa que sepa prepararse con antelación, y comenzar la labor comercial para llegar a estar preparada y lista momentos de la convocatoria a licitación. Hoy en día podemos acceder a cursos formativos que nos ayudan a conocer  de forma práctica  estos pasos y nos ayudan a estar preparados en los requisitos básicos o avanzados que debamos conocer.

Conocer el proceso del ciclo de proyecto tiene en cuenta el proceso de gestión y permite conocer los elementos de decisión de los proyectos multilaterales en todas sus etapas. La licitación se produce en un momento determinado, pero de forma previa ya se ha ido generando mucha información relacionada, con lo que acabará constituyendo ese proyecto, como es la definición de necesidades a cubrir, los objetivos generales y específicos pretendidos, etc. Y es accesible! Pero debe conocerse de qué forma y cómo acceder a ella.

Esto implica que se ha estado trabajando en la identificación y preparación o formulación del proyecto, etapas en las que los organismos pueden proceder a la contratación directa de empresas de ingeniería u otras, y también a expertos individuales, para la definición de las características de la contratación o estudios del proyecto, previos a las aprobación de las operaciones de préstamo, y que generan oportunidades de negocio a las empresas que puedan actuar en estas fases de definición,  pero sobre todo resulta interesante porque constituye una fuente de oportunidad para las que sepan acceder a la documentación generada en estas fases, de forma que puedan prepararse con antelación y dar los pasos necesarios en su labor comercial y de promoción para acercarse a la agencias ejecutoras nacionales  o autoridades del país, buscar socios adecuados, antes de que se convoque el anuncio de licitación y encontrarse preparadas en el sitio y en el momento adecuado.

En definitiva, un proceso de reflexión, un conocimiento  previo de los pasos que hay que dar que acorten el complejo proceso de aprendizaje de una actividad que es formal y regulada, y que cada vez nos resulta más cercana, localizar la información adecuada en cada momento,  y saber posicionarse comercialmente ante los que van a recibir el proyecto y que serán los decisores  del mismo, son los ingredientes adecuados para una certera participación en un mercado que abre ante nuestros ojos unas posibilidades crecientes para las que debemos estar preparados y caminar con soltura.

Begoña Albizu