22 febrero, 2015 Actualidad, Internacionalización, Nuevas Formas Empresariales Jesús Albizu Soriano

Podría parecer la pregunta algo retórica, pero no hace falta más que asomarse a lo escrito y se observará una enorme confusión entre los dos términos. Incluso, con frecuencia, se establecen como si fueran términos sinónimos. Un poco de claridad y de precisión en el lenguaje nos conviene a todos.

Un punto de partida para establecer bien la distinción es entender que marketing internacional es aquel en el que el o los clientes a los que se enfoca la acción de marketing se encuentran fuera del territorio nacional, o al menos se trata de no residentes. Eso es posiblemente correcto si establecemos así una distinción limpia entre mercado nacional o doméstico y mercado internacional. Hasta ahí todo esta claro

El problema empieza cuando hablamos de marketing global ya que como global es todo, marketing global es todo tipo de marketing y absorbe todo, local doméstico o nacional e internacional. Todo ello no ayuda ni a definir ni a clarificar.

Una serie de autores, insisten sin embargo en que el marketing global es aquel en el que las referencias de países y fronteras dejan de tener efecto, donde el producto o servicio no se plantea cruzar fronteras sino relacionarse directamente con la tipología de cliente a la que va orientado. Ello nos ayuda a entender el que las herramientas del marketing global son, y tienen que ser, completamente diferentes a la del marketing internacional.

Con todo ello, podemos clarificar la terminología de la siguiente manera

  • Marketing nacional o doméstico, cuando el enfoque de mercado de nuestra empresa se dirigía a clientes dentro del ámbito del propio país en el que la empresa esté ubicada.
  • Marketing internacional, cuando se trata de que el servicio o el producto realizado en un país A se oriente hacia clientes de otros países, con independencia de donde se encuentren, implicando un sistema de selección de mercados y de orientación del marketing hacia países diferentes.
  • Marketing global, cuando el concepto de país origen y país destino dejan de tener sentido. La empresa se plantea como un sistema de solución a necesidades de un tipo de cliente en el que la referencia de ubicación geográfica y/o de país pierde importancia y donde precisamente las características de su demanda y de su forma de actuar marcan la línea principal en la que el marketing se fundamenta.

No hace falta decir que es precisamente el marketing global el que está aflorando con enorme pujanza en el mundo obligando a muchas empresas a replantearse, en algunos casos con éxito y en otros casos sin el, la forma de actuación respecto a los clientes potenciales.

Digamos de una forma resumida, que el marketing internacional esta perdiendo fuelle y que el marketing global está adquiriendo carta de naturaleza con nuevas formas y soluciones innovadoras que merecen, por nuestra parte, un análisis detallado para aprender nuevos caminos