2 febrero, 2015 Actualidad, Formación de Internacionalización, Mercados Exteriores Jesús Albizu Soriano

Hace ya unos cuantos años el prolífico economista y escritor Jim O‘Neill acuñó el término BRIC para expresar con esta terminología la aparición de los nuevos países gigantes emergentes de Brasil, Rusia, India y China.

Recientemente y bajo la consideración de que se ven determinados síntomas de cansancio en estos países por diversos motivos, él entiende que debe prestarse atención, dentro de la categoría de oportunidades crecientes a una serie de países que muy posiblemente estarán entre las 10 economías más grandes del mundo en los próximos 30 años

Estamos hablando de

  • México
  • Indonesia
  • Nigeria
  • Turquía.

Por cierto, no deja de ser curioso que al principio el nuevo acrónimo no era MINT sino MIST ya que consideraba que la “S” correspondía a South Korea (Corea del Sur), pero que por diversas consideraciones tomó la acción de sustituir a este país por Nigeria.

En su opinión, los cuatro países, aun teniendo retos muy diferentes por resolver, tienen la particularidad de que la demografía juega a su favor, tienen poblaciones jóvenes y muy grandes. Tienen además la suerte están situados geográficamente cerca de mercados muy grandes, lo que es bastante obvio en el caso de Indonesia y México, pero también en el caso de Turquía respecto a Europa y en el caso de Nigeria porque puede convertirse en el punto neurálgico del África Occidental en un momento en el que el continente empieza a ir disfrutando de un periodo sostenido de expansión

Algunos comentarios de los que indica puede ser, a mi entender muy interesantes

De México  – Crecimiento  Consumo

De México indica que muy posiblemente su crecimiento en infraestructura, sus avances en clase media y el desarrollo de un mercado interno de consumo muy potente favorecen al empleo y que posiblemente su renta per cápita pueda superar, en un plazo de 30 años, las de casi todas las economías europeas (salvo tal vez dos o tres)

De Indonesia – Enorme Población   Estabilidad

De Indonesia, con su enorme población, sólo superada por China, India y los Estados Unidos, cuya estabilidad del sistema democrático y por su tamaño le hacen convertirse en el eje de desarrollo del sudeste asiático

De Nigeria – Expansión   Capacidad Crecimiento

Respecto a Nigeria supone el 20% de África con un desarrollo expansivo en términos de servicios financieros, comunicación y sectores de entretenimiento. Ya es uno de los 20 países más grandes del mundo y en 2020 se convertirá en el auténtico motor de la economía subsahariana. Empieza a  haber una nueva generación de líderes que se comportan de forma diferente en términos de gobernanza más adecuada y fuerte. De hecho, es el único país africano subsahariano con potencial de influencia en la región y con posibilidad clara de aprovechamiento de su capacidad de crecimiento

De Turquía – Crecimiento  

Por último Turquía, con un crecimiento muy fuerte, superior incluso al de China, una población interior de más de 80 millones

En la opinión de Jim O‘Neill, la elevación de los salarios progresivamente en China, del orden de un 15% anual en los últimos años, comienza a hacer que China se empiece a convertir más en un gigantesco mercado de consumidores que en un taller de producción barata. Para él esto supone que tal vez los países vecinos de los grandes consumidores, como es el caso de México o como varios de los países del sudeste asiático, pueden convertirse en beneficiarios.

¿Acertará esta vez?