25 septiembre, 2014 Actualidad, Comercio Exterior, Internacionalización Begoña Albizu

A mediados de los años 90 y con el objetivo de combatir la pobreza, los países centroamericanos empezaron a enfocar sus  propuestas y estrategias de desarrollo con programas y acciones de cambio alejándose de los modelos neoliberales anteriores. Impulsaron conceptos basados en la sostenibilidad económica, política, social como en la Conferencia de Río, en 2012, donde quedó claramente marcada la tendencia en la búsqueda de la sostenibilidad para las políticas de desarrollo.

República Popular China y América Latina

Paralelamente, el creciente papel global que la República Popular China ha ido adquiriendo en el contexto económico,  financiero, y de influencia en las diferentes zonas del mundo,  se ha convertido quizás en uno de los acontecimientos de mayor impacto en la estructura de los flujos e intercambios  de los últimos 20 años,  y cabe destacar los notables incrementos de vínculos comerciales con los países de América Latina, entre otros.

El vertiginoso crecimiento industrial chino de las últimas décadas, le ha conferido el papel de ser uno de los suministradores globales de mayor volumen para productos industriales, que ha acelerado su necesidad de productos básicos. El gobierno chino llegó a definir la implementación de una estrategia para el establecimiento de vínculos económicos y político diplomáticos con los países de América Latina, así como con otros, con el objetivo de asegurarse el abastecimiento  de materias primas, y de productos básicos necesarios para sostenerlo.

El impacto en el nuevo esquema global de relaciones diplomáticas entre ambos lados  ha sido intenso: en años recientes China logró ocupar uno de los terceros puestos como proveedor principal en la casi totalidad de los países latinoamericanos También se han intensificado las relaciones comerciales de los países latinoamericanos enviando sus productos hacia China, si bien estas se concentran en productos extractivos o materias primas, o en todo caso, transformación de alguno de sus recursos naturales.

Recursos y licencias de Explotación

Los objetivos perseguidos parecen claros, ya que se busca asegurar el abastecimiento de los recursos naturales y del acceso a las licencias para llevar adelante las explotaciones, con una cierta obligatoriedad de contratación a empresas de origen chino para proveer de equipos y aquellas partes que impliquen mayor valor. El esquema, en el fondo, no es  tan diferente de políticas desarrolladas en otras épocas.

Megaproyectos y los Canales en Centroamérica

La difusión de planes para numerosos megaproyectos, sobre todo en Centroamérica, apunta hacia un mismo mensaje y objetivo, un canal complementario al de Panamá :

  • 1 ferrocarril de doble vía que cruce Guatemala
  • 10 líneas de ferrocarril desde el Caribe hacia los Golfos de Fonseca
  • Múltiples proyectos en Nicaragua para establecer una vía interoceánica de 278km con un canal húmedo, dos puertos de aguas profundas, un aeropuerto, zonas francas, complejos turísticos y red de carreteras,…
  • Un corredor logístico en Costa Rica que añada velocidad  al traslado de productos entre ambos océanos

Estas son sólo algunas muestras de ello, donde la gran protagonista es de  nuevo la República Popular China. El esquema ha venido a integrarse en el llamado Consenso de Beijing para esquemas de desarrollo, de nuevo como contrapunto a programas de desarrollo basados en temas de política de ajustes y privatizaciones, aunque en el fondo,  en lo que se convierten en realidad, es en préstamos a los países centroamericanos a cambio de materias primas   como garantía,  facilitando la obtención de sus recursos primarios. Los consensos, se llamen como se llamen,  siguen siendo asimétricos…

Grandes Retos y volumen de Inversión

Está de más decir que el diseño de estos proyectos, su gran dimensión y encaje en los planes de desarrollo de la zona están definidos por grandes retos sin resolución hasta el momento,  que afectan a órdenes técnicos, sociales, medioambientales, amén de muchos otros elementos que afectan a desplazamiento de comunidades de pueblos originarios, derechos humanos, normas medioambientales…

Los volúmenes de inversión,  en efecto son fastuosos,  ya que tan sólo para Nicaragua se trataría de 40.000 millones de dólares, de volúmenes muy superiores  en Honduras, además de en Guatemala etc.,  sin contar con el virtual encaje de estas inversiones con las propias estrategias del desarrollo centroamericano. Según estas inversiones, en los próximos 15 años Centroamérica contaría con dos canales húmedos, dos secos y una supercarretera,… además de otros planes con los que ya cuentan también países como Colombia y México, llegando a una situación de múltiples  canales en una misma región geográfica,  todos ellos con el fin de conectar el Atlántico con el Pacífico…

El papel de América Latina

Parece por tanto inevitable que la región centroamericana, con el objetivo de  insertarse en un sistema de producción y de acumulación global,  desarrolle un papel  proveedor de productos básicos y de materias primas, en todo caso con un bajo valor añadido, y al menos beneficiándose últimamente de sus interesantes y elevados precios internacionales, priorizando de esta forma el desarrollo y expansión de megaproyectos extractivos. Pero lo cierto es que estos países, al considerar sus planes, han priorizado  la ampliación de la relaciones y vínculos comerciales con China y sobre todo a la apertura a sus inversiones…